martes, 17 de junio de 2008

EUROIMBECILIDAD



Hace unos días nos llegaba la noticia de que a los estones (creo) se les había ocurrido la gran idea de que, para paliar la crisis económica que azota el continente, se aumente la jornada laboral semanal a 65 horas. La cosa se hubiera quedado ahí, en un "barbarismo" que a unos señores hartos de vozka les vino a la cabeza mientras jugaban a la ruleta rusa, si no fuera por que el Parlamento Europeo la ha aprobado en primera vuelta. HAY QUE SER GILIPOLLAS.

Siempre había tenido la sospecha de que los parlamentarios viven al margen de la realidad, pero ahora he comprobado que, además, son imbeciles. Y es que hay mucho "euroidiota" suelto. Estos tíos quieren que nosotros solucionemos los problemas que han creado ellos. ¡Señores, hubieran tomado medidas antes!. Si quieren que la producción aumente obliguen al empresario a crear más turnos y a contratar más gente, pero no exclavicen a los trabajadores que ya bastante tenemos con el euribor, la subida de la luz y la crisis del petroleo como para que, encima, nos quiten las horas que nos quedan para tomarnos las cañas.

Yo ya lo he dicho, si al final sigue adelante la "eurogilipollez" me exilio. Todavía no tengo decidido el pais, pero me largo (Javi se viene conmigo).

En fin, espero que los sindicatos y descendientes de Marx y Engels nos apoyen y no dejen que nos avasallen estos "proyectos de negreros", si ellos quieren trabajar como chinos que se vayan a China.

¡65 HORAS NI DE COÑA!

Y ahora os dejo otra perla que nos llega de Bruselas: proponen que, para que se hable menos por el movil, se cobre la llamada al que llama y al que la recibe, conferencia pagada a pachas... Señor europarlamentario ¡qué coño le importa lo que yo hable por telefóno, acaso lo paga usted! Esto es ya lo que nos faltaba, que nos tasaran las horas que podemos hablar con la gente que queremos... Vaya tela...

Un besito y hasta dentro de unos días.

2 comentarios:

Lupita dijo...

Yo no me preocuparía demasiado, al fin y al cabo esto es España; estoy segura de que antes de que nos hicieran trabajar esa burrada de horas nos retirábamos de la unión europea y volvíamos a la peseta si es necesario. Otra cosa no, pero la hora de las cañas es sagrada en este país...je, je. Estos europeos raritos...

Anab dijo...

Que quieres que te diga que no sepas, ¡malditos chupópteros!, y nos toman por gilipollas que es lo peor. Pero no contentos con esto, ahora quieren que paguemos por hacer llamadas, así podrán convertirlas en un bien de lujo, para que se sigan enriqueciendo unos pocos. ¡SINVERGÜENZAS1.
Besos

Template by:
Free Blog Templates