lunes, 13 de diciembre de 2010

Fashion Victim

Craso error. Y es que, aunque sé que las modas no son para todo el mundo, a veces caigo en la trampa y me dejo arrastrar por las masas.
Viernes a medio día. Después de salir de trabajar me voy de tiendas. Yo creía que iba con ánimos, pero no. A medida que iba andando, la jornada de compras se iba convirtiendo en uno de esos días en que todo lo que ves te parece feo... pero no hice caso a las señales y en vez de irme a casa seguí insistiendo, ¡lo que me llevó al desastre (moral ¿eh?, moral)!
Entré en una y otra tienda y de todas fui saliendo sin nada; lo que me gustaba me parecía caro y lo que se ajustaba a mi presupuesto ¡era horroroso!.
Al final llegué a "Sfera"; una vuelta por aqui, una vuelta por allá... una camiseta, dos jerseys ¡y unos pantalones cortos! ¿Por qué? ¿Por qué tuve que probármelos?
Muy contenta con lo que había elegido me fui al probador: la camiseta bien, los jerseys bien... pero cuando llego a los pantalones ¡Aaarrrrggg! ¡Dios! Me dieron ganas de hacerme el harakiri! Yo me imaginaba guapísima con mis botas altas, mis medias y mis pantaloncitos ¡hasta que me los puse! Mi imagen mental se desvaneció en lo que tarde de subirme la cremallera...
He de decir que por "vagancia" y comodidad hice algo que nunca hay que hacer: no me quité mis zapatos Kickers y mis calcetines de colores... ¡Madre mía cuando me miré en el espejo! Entre la luz que tienen alli (que no sé como alguien no les ha dicho que no favorece nada), los zapatos, lo blanca que estoy, las piernas cortitas y rechonchas... Estaba para que me mataran. Me hundí momentaneamente y me cabreé por no hacer caso a mi madre: ¡Qué las modas no son para todo el mundo, coño!...
Maldiciendo a todos los Dioses del Olimpo, a los diseñadores, a las tías altas y estupendas, a las Whoppers, a la moda y a la madre que los parió a todos... volví a vestirme y dejé todo lo que tenía en las manos y no compré nada. ¡Qué os den! ¡Me voy con mis amigas y para calmarme me comeré algo bien calórico que me satisfaga!.
A ver hasta cuando me dura el miedo escénico; seguro que la euforia navideña me hace volver a tropezar en la misma piedra ¡Es tiempo de eso!

8 comentarios:

velvetinna dijo...

Candi hija mía, estás estupenda, eres guapa y simpática ¡¡qué c... quieres más!! ¿que te queden bien unos pantalones mal hechos pensados para durar una temporada? Anda ya!! Tú (y yo claro jaja) estamos hechas para la ropa güena, además, cuando vayas a probarte algo una de dos:
1. O coges la ropa y te la pruebas en casa.
2. O te vas con medias bonitas, depilación perfecta y zapatos altos.
Un besote feaaaaa

Duncan de Gross dijo...

jajaja, suscribo a Vel!!

La Pequeña Candi dijo...

¡Si es que, con amigos asi, para que coño quiero nada más!
Un besoote a los dos.

Ricardo Baticón dijo...

Hola Candy!

Buenas!!

llevaba tiempo sin pasar por aquí y no había leído tu post aún de la víctima de la moda!, muy curioso.

Por cierto, aunque con bastante retraso… Feliz año 2011!!!!

Samy Goldstein dijo...

Simpatico texto!!
Cosas que pasan... las personas no somos maniquies que caminan!! por favor! complicado de vez en cuando "estar a la moda"

Tendrian que fomentar mas, locales donde uno elija su propio diseño y ropa....

Un gran saludo!

PiLaR mArTiNeZ dijo...

....dios, es que yo quiero un espejo de esos de la tienda que a la pequeña/o la hacen alta/o, a la gorda/o delgada/o y a la guapa/o fea/o....el espejo de mi habitación hace todo lo contrario...un besitoooo!!!

Ricardo Baticón dijo...

Saludos de nuevo, Candy!!

danaerain dijo...

Pequeña Candi, a mi también me suele pasar eso cuando por fin decido ir a comprar algo. Lo que normalmente me ocurre es que compro ropa cuando salgo sin esa intención, entonces,zas, encuentro algo que milagrosamente me "cae" bien. Pero eso ocurre de tarde en tarde y no suele coincidir con las rebajas. En fin, porca moda. He vuelto. Besitos

Template by:
Free Blog Templates